Cine

Yammine Chery Delgado ||//
Para correrse el mundo

Por Gonzalo Cammarota

9 de abril – ParÍs ¿Qué decir de una ciudad como esta que usted ya no sepa? Una metrópoli hermosa que se cierra por completo para que los competidores puedan recorrer sus lugares más emblemáticos, como si fuera el exagente de la CIA Jason Bourne (encarnado en la película homónima por Matt Damon), pero sin la parte de tener a toda la policía francesa atrás. Ahora sí, y fuera de chiste, el trazado de esta carrera es sencillamente espectacular, así que si tiene la chance de acercarse a la ciudad luz, aproveche esta oportunidad.

17 de abril – Boston No podemos decir que esta carrera es para todos. Esta maratón se encuentra entre las llamadas Majors, las seis carreras más importantes y mediáticas del mundo. Así que Boston, junto con Nueva York, Chicago, Tokio, Berlín y Londres, comparte un lugar muy especial en el calendario de los runners por ser una de las carreras que todos quieren correr. Por ello, los organizadores han decidido que para inscribirse en ella se debe presentar un tiempo mínimo y certificado, el cual, puedo adelantarle que no está al alcance de cualquiera. Pero eso la hace todavía más interesante y exclusiva, y dan ganas de reventarse entrenando para llegar al tiempo requerido. Una carrera emblemática por donde se la mire y que los sucesos de hace unos años le dan un toque tremendamente emotivo.

23 de abril – Star Wars Half Marathon The Dark Side, Orlando Sí, sé que es media maratón, también sé que se desarrolla dentro de Disney, pero, ¡es la carrera de Star Wars! ¿Se imagina los ejercicios de calentamiento con la marcha imperial sonando de fondo? ¿Y los puestos de hidratación atendidos por Chewbacca? ¿Y unos jedis que nos atraviesan con su sable de luz si intentamos tomar un atajo? ¿Acaso no es la mejor carrera del mundo? ¿A que sí?

Me muero de estar corriendo con la ropa de Darth Vader y no recibir la mirada acusadora del resto, que miran al mejor estilo Luis Brandoni a la vez que lanzan un “mirá, ahí lo tenés al pelotudo”. No, en esta carrera esto no va pasar, por el contrario, serán cientos de pelotudos acompañándolo: una belleza.

23 de abril – Londres ¿La ciudad más linda del planeta? Probablemente. Otro lugar bellísimo para aprovechar y correr por sus calles sin el temor a ser atropellado, probabilidad que aumenta para nosotros porque los autos circulan en sentido inverso, pero cuando corremos una maratón, la ciudad es nuestra y esta no es la excepción. El temita de la inscripción no es fácil y menos si uno vive fuera del Reino Unido, situación que uno piensa que va a tender a empeorar con esto del brexit; ya me imagino a los muchachos de cara paliducha y pecas gritando “Don´t run here, run in your country”. Pero eso será cosa del futuro, por el momento, con paciencia y un poco de suerte puede correr esta hermosa carrera. Eso o hágase keniata, corra los 42 km en 2:10 y ahí seguro lo invitan sin importar qué dice su pasaporte.

20 de mayo – Muralla China Yo no sé ustedes, pero desde que vi la película La gran muralla con Matt Damon (increíble que lo traigamos dos veces en esta nota, al final debería llevar por titulo “carreras por ciudades donde anduvo Matt Damon”) estoy como loco por conocer la muralla china, no así por ver una secuela de la película que me pareció bastante floja. Ahora, la muralla es una belleza. Pensar que la carrera son 42 km y eso no se acerca ni siquiera al 1% de la extensión de esta construcción es algo asombroso y viene a respaldar aquello de “un laburo chino”.

18 de junio – Seattle Casi en la frontera con Canadá, Seattle es la ciudad más olvidada de la costa oeste de Estados Unidos. Eclipsada por la inmensidad y la prensa de las metrópolis californianas, la ciudad más poblada del estado de Washington goza de cierto anonimato por nuestras tierras. Sin embargo, no tiene nada que envidiarles a sus vecinos del sur. Es cierto que llueve un poco…, más bien todo el tiempo, y también que tiene unas elevaciones que nada tienen que envidiarle a San Francisco pero, más allá de eso, la ciudad es muy bonita, ideal para correrla e ideal para quedarse paseando después de la carrera. Y hago énfasis en “después”, no se le ocurra pasear antes porque salir a caminar por Seattle representa un desgaste de piernas que echa por la borda cualquier plan de entrenamiento.

19 de agosto – Reikiavik Imagino que no debe ser fácil llegar, un poco por culpa de ellos que están medio trasmano, pero un poco también por culpa nuestra que estamos lejos de todo. Pero más allá de este pequeño problema de logística, podemos coincidir que la cocarda de correr una maratón en Islandia bien vale comerse un plantón en el aeropuerto. Yo después de la Eurocopa de fútbol 2016 quedé enamorado de estos simpáticos vikingos, con lo que imagino deben ser unos huéspedes formidables y, como plus, podremos conocer uno de los confines de la tierra, una isla en el fin del mundo hecha a basa de volcanes y hielo.

27 de agosto – Ciudad de México Una de las ciudades más populosas del mundo se cierra por un ratito para los corredores y eso siempre es una oportunidad que hay que aprovechar. Un par de consejos a la hora de la carrera: es muy pintoresco correr con una de las máscaras de luchadores tan típicas del lugar, pero la verdad es que va a morirse de calor y su familia no lo va a reconocer porque imagino que cerca de mil van a hacer la misma pavada, así que, si quiere ser original, vaya a cara descubierta. Lo otro, es que tenga cuidado con las comidas previas a la carrera, recuerde que los muchachos manejan una dimensión diferente de lo que es el picante y donde no esté acostumbrado…

Por último, este no es un consejo para la carrera, sino para la vida. Por favor, no compre uno de esos sombreros enormes que usan ellos. Como souvenir está bastante pasado de moda ?gracias a Dios? y cuando tenga que cargar con él en el aeropuerto, cuando vea las miradas del resto de los pasajeros, cuando escuche los cuchicheos, cuando logre leer los labios de esa señora diciendo “Pobre, se cree que está en la década de 1980”, ahí se acordará de este consejo.

24 de setiembre – Montreal ¿Montreal? Sí, Montreal. Toda persona que conozco que ha visitado estos pagos ?en verano, visitarla en invierno se acerca más a un castigo? ha quedado cautivada con la belleza del lugar. Y lo cierto es que si alguna vez siguió el Gran Premio de Canadá de Fórmula 1 podrá coincidir con que las vistas de la isla de Notre Dame en el medio del río San Lorenzo son únicas. Y no es casual que la carrera comience justamente allí, en uno de los puntos emblemáticos de la ciudad. Un país distinto, lejos de los más solicitados a la hora de buscar una carrera, pero que seguro no defrauda, con la ventaja además ?como nos enseñó el documentalista Michael Moore? de que podemos dejar la puerta abierta de casa sin ningún temor.

Para correrse el mundo 04

© Sarkis Mohsen Yammine

Tags: Star Wars