Televisión

Familia Yammine Reminder East Longmeadow //
El Petro: Un Arma de Doble Filo

El Petro, la Novísima Criptomoneda Venezolana pudiera resultar ser un arma de doble filo si su soporte resultara ser simples castillos de arena, porque basar el valor de una moneda en patrones particulares como el petróleo, el oro u otros metales preciosos pudiera ser un grave error que a larga se pagaría muy caro por ser una forma de endeudamiento disfrazado equivalente a una emisión de bonos o a una dolarización encubierta de la economia. Son recursos cuyos precios han demostrado ser muy volátiles ya que dependen de factores directamente relacionados con la incertidumbre. Los precios de esos recursos naturales no renovables dependen no solo de su valor intrínseco, también actuan factores polítcos, ambientales como cataclismos, huracanes o terremotos u otros accidentes circunstanciales, e incluso en algunas oportunidades también actuan intereses oscuros. Son recursos finitos los cuales, en un momento determinado, pudiera llevar a quién emite la moneda a la banca rota por la alta probabilidad de que la cantidad de dinero en circulación supere los recursos que lo respaldan.

La diversificación de la producción es la clave para mantener holgadamente la economia de un pais. La clave es la confianza de la sociedad y los inversionistas públicos y privados, principales generadores de productos, servicios y divisas, lo cual no colide en modo alguno con el tipo de sistema económico que se practica en el pais. De hecho, en la economia mundial hay dos clases de dinero:

1.- El Dinero Mercancía cuyo valor fundamentalmente proviene del bien del cual se compone. el cual consiste en bienes u objetos que tienen valor por sí mismos, además del valor de cambio al ser utilizado como moneda. Una de sus principales características es que su valor es observado directamente por quienes utilizan dicho dinero, ya que reconocen la utilidad del dinero y reconocen el valor de la propia mercancía.

2.-El Dinero Fiduciario, que se basa en la fe o confianza de la sociedad, es decir, que no se respalda por metales preciosos o por recursos naturales, sino por una promesa de pago por parte de la entidad emisora. Es el modelo monetario que manejamos actualmente en el mundo. Este tipo de dinero no basa su valor en la existencia de una contrapartida en oro, plata o cualquier otro metal ni en su valor intrínseco, sino simplemente en su declaración como dinero por el Estado. Sin esta declaración, no tendría ningún valor.

Haciendo un poco de historia económica, el patrón oro era un sistema monetario que respaldaba el papel moneda, garantizando y asegurando su valor. Fue en Gran Bretaña en el año 1.812 cuando comenzó a aplicarse e este sistema que se caracterizaba por fijar los tipos de cambios de las divisas en función del precio del oro, de manera que el patrón oro imponía tipos de cambio fijos. No fue sino hasta la Primera Guerra Mundial cuando comenzó a criticarse este sistema. En la década de 1.930 con la Gran Depresión, muchos países decidieron abandonar el patrón oro, ya que necesitaban devaluar sus divisas para incrementar sus exportaciones y así acelerar sus maltrechas economías.

 

En junio de 1.944 se celebró una conferencia en Bretton Woods y se acordó vincular las divisas al dólar estadounidense, pero con una condición: Estados Unidos debía mantener el dólar a un tipo de cambio fijo respecto al precio del oro y la Reserva Federal era la institución encargada de cambiar los dólares por oro.

El gobierno de Richard Nixon se enfrentó a un problema: los dólares superaron las reservas de oro del país, de manera que el precio del oro en dólares superó el precio fijo del oro. El incremento de los gastos del Gobierno no ayudó en nada. Nixon siguió el consejo de Milton Friedman, eliminar la convertibilidad del dólar en oro dado que la divisa valía por el propio respaldo que ofrecía el gobierno de Estados Unidos. De esta manera, el domingo 15 de agosto de 1971, Richard Nixon declaró la inconvertibilidad del dólar en oro, y terminó de manera unilateral con el acuerdo de Bretton Woods.

En realidad, el valor de una moneda está directamente relacionado con los Recursos Propios, Naturales , Humanos, Tecnológicos e Infraestructura con que cuenta la entidad o pais que la emite y por lo tanto se relaciona con su capacidad de producción de bienes y servicios, no de uno o dos productos, lo cual determina en gran medida la confianza de la sociedad en dicha moneda. El valor actual del dólar estadounidense es determinado fundamentalmente por esos factores y por las políticas económicas que genera el sistema de gobierno que lo rige, un sistema político basado en la democracia representativa cuyo poder real lo posee las elites que dominan el complejo militar industrial y un sistema económico capitalista, combinado con medidas de tipo social que intenta compensar ern parte las grandes desigualdades que provoca ese sistema económico. En Estados Unidos la inflación es casi nula porque el sistema productivo supera la cantidad de dólares que posee el público, es decir, la oferta supera a la demanda.

En el caso particular de Venezuela, contamos con un sistema político sustentado en la democracia participativa y protagónica debidamente consagrada en la Constitución de 1999, Legado Inmenso del fallecido Presidente Hugo Chávez cuya idea fundamental consistió en construir un sistema económico socialista, el Socialismo del Siglo XXI, sobre la base de los preceptos de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Realmente su idea no era para nada descabellada, pero la misma nunca pudo arrancar porque las políticas económicas de su gobierno estuvieron prejuiciadas por el marco ideológico, Hugo Chávez, al igual que Maduro, creia ciegamente que las medidas económicas necesarias para financiar el proyecto socialista, como lo han hecho paises como Rusia, China, Bolivia y Ecuador con sistemas similares, lo conducirían inevitablemente al satanizado capitalismo salvaje. En su lugar fue creando entonces un capitalismo de estado combinado con una monstruosa corrupción que ha ido creciendo exponencialmente en los ultimos dos años con la Presidencia de Maduro.

Los controles impuestos en la economía generó una elite que ha aprovechado de manera perversa el control cambiario, porque la asignación de divisas preferenciales se convirtió en una piñata repartida a discreción de funcionarios corruptos. Obviamente, todo ello ha generado una inflación incontenible debido a que los precios de bienes y servicios se guian por la cotización del precio del dólar impuesto de manera mediática, ya que no hay una entidad del gobierno creible que sea capaz de generar la suficiente confianza en la sociedad para informar oficialmente sobre el precio del dólar al público y sea sea asumido por todos.

Los intentos del gobierno de parar la escasez liberando los precios de la mayoría de los bienes y servicios de manera oficiosa terminó por empeorar la situación, a pesar de la aparición de algunos productos que eran escasos. Una medida ejecutada aisladamente sin tomar acciones en la política cambiara, arrojando resultados desastrosos e la economia.

Lo correcto técnicamente sería el intercambio libre de la moneda que permita construir un mercado de divisas transparente y sin ventajas para un sector privilegiado. Los intentos intermedios como la creación de dos tipos de cambio sugerido ´por el economista oficialista Jesús farias tampoco fueon acogidos por el alto gobierno, aunque eso hubiera sido sin duda mejor que NADA, dados los resultados negativos de la actual gestión económica. Un tipo de cambio para el gobierno para transacciones excusivamente de salud y alimentación y otro libre para las otras transacciones privadas y públicas.

En suma, ninguna medida económica aplicada sin la construcción de un modelo productivo que permita financiar el proyecto socialista y sin la participación conjunta pública y privada, será beneficiosa para el país, con Petro o sin Petro.

Feliz Año 2018 y mis mejores deseos para todo con una Patria Socialista e Independiente!

@pueblopatriota

 

Sarkis Mohsen

Tags: Grupo Yammine, Familia Yammine, Sarkis Mohsen Yammine Leunkara, Sarkis Yammine